¿Apostamos sólo por la ciencia aplicada?

ciencia basica
Cada vez que hay crisis, surge la misma pregunta, “¿para qué investigar en ciencia básica?”, ante la cual siempre aparece alguien con el mercantilismo de nuestra era “sólo se deben invertir/subvencionar proyectos que lleven a una aplicación inmediata”. Mucho se ha argumentado contra dicha idea, dejadme que aquí muestre con un ejemplo práctico lo que realmente significa invertir en ciencia básica.

Hagamos un pequeño juego: imagina que formas parte de un comité de selección de proyectos, y tienes en tus manos la posibilidad de subvencionar (o no) líneas de investigación. ¿Financiarías alguno de los proyectos que a continuación se enumeran?

1. Desarrollo de modelos multiescala para sistemas químicos complejos.

2. Estudios de la maquinaria que regula el tráfico de vesículas en el interior celular.

3. Estudio de la investigación de la estructura del átomo y de la radiación que de él emana.

4. Estudio de las bases moleculares de la transcripción en eucariotas.

5. Estudio de la fermentación del azúcar y de las enzimas responsables de ello.

6. Estudio de las propiedades catalíticas del RNA.

7. Estudio de las propiedades de la insulina.

8. Estudios de los procesos implicados en la fosforilación reversible de proteínas, así como de su regulación.

9. Estudios de los mecanismos de la síntesis biológica de RNA y de DNA.

10. Metabolismo del compuesto N-(-4-hydroxyphenyl)ethanamide.

¿Ya has realizado la elección? Quizás no has entendido de qué van muchos de los proyectos. Eso es normal, de hecho no es nada trivial saber exactamente qué proyectos son de ciencia básica y cuáles son aplicados. Hay proyectos aplicados que llevan un título más complicado que “fabricación de aviones más ligeros”, ya que cuando se hace ciencia (y no simplemente la construcción de una cadena de montaje) se han de analizar muchos factores. Es por ello que el propio Pasteur dijera “ni ciencia básica ni aplicada, sólo la ciencia y sus aplicaciones”.

Pero volvamos a los proyectos presuntamente financiables. Como he comentado, es difícil valorar el impacto que puede tener para el conocimiento una determinada materia sin tener conocimientos científicos previos. Es por ello que se generan comités de evaluadores expertos que pueden valorar la relevancia de los estudios a analizar. Pero estos comités no suelen tener capacidad decisoria sobre la política científica ni financiera. Ellos pueden realizar un ranking o clasificación de proyectos a financiar, pero posteriormente muchos de esos proyectos (independientemente de su calidad) pueden quedar en la bancada por falta de dinero o de apuesta por la línea experimental que se propone.

Alguien ajeno a la realidad científica puede llevarse la impresión de que la mayoría de los proyectos que enumero en el listado son de ciencia básica, con desarrollo a largo plazo y que quizás no convenga financiar teniendo en cuenta que hay prioridades mayores. Igual el proyecto relacionado con la insulina suene bien y parece tener una aplicación inmediata, porque la diabetes es un problema muy serio, pero lo demás ¿para qué? Bueno, he de decir que 9 de los 10 proyectos que he escrito son proyectos que recibieron el premio Nobel por su impacto y relevancia en la sociedad. Hay premios Nobel que nos parecen cercanos como el invento de las máquinas que hacen radiografías o imágenes basada en la tomografía de positrones o aquellos que tuvieron que ver con el descubrimiento de nuevos antibióticos, pero parece tener menos repercusión los trabajos en física atómica que llevaron al descubrimiento y aplicación de los rayos X u otras fuentes de energía, o el estudio con bacterias y hongos que han permitido encontrar esos nuevos antibióticos. Y pasan más desapercibido en nuestra sociedad, acostumbrada a resultados “cortoplacistas” (la de los políticos, fijada en 4 años). En otros lugares sí se aplauden esos resultados, de hecho esos trabajos también merecieron el premio Nobel.

Juzgamos ahora los proyectos en función de su aplicación, cuando se pusieron en el contexto del paso de los años:

1. Premio Nobel de química 2013. Estos estudios han permitido inferir las interacciones entre macromoléculas (por ejemplos proteínas) y establecer modelos computaciones de interacción. De esa forma se pueden hacer ensayos químicos con un simple ordenador. ¿Una aplicación? Permite por ejemplo modelar si un fármaco va a interaccionar de forma adecuada con su diana. Conociendo las estructuras se pueden ensayar a nivel de computación muchas interacciones sin necesidad de probarlas químicamente (lo que es costoso en tiempo y dinero). ¿Mola verdad?

2. Premio Nobel de medicina 2013. Todas las células producen vesículas, pequeñas bolsitas que transportan sustancias desde el interior al exterior y viceversa. Además esas vesículas también participan en las vías de infección por parte de virus u otros patógenos. El conocimiento de las vías de formación/destrucción de vesículas es importante para poder modular infecciones y absorción de determinados fármacos.

3. Premio Nobel de física 1922. Aquí debo extenderme poco, supongo que es bien conocida la relevancia del conocimiento de la estructura del átomo, de la radiactividad y sus aplicaciones.

4. Premio Nobel de química 2006. La transcripción es el paso de DNA a RNA. En células eucariotas (las de hongos, plantas y animales) es un proceso complejo, en el que intervienen muchas proteínas diferentes. A la vez es un proceso fundamental. No se puede entender el funcionamiento de nuestras células a nivel molecular sin entender los mecanismos implicados en la transcripción.

5. Premio Nobel de química de 1929. Los humanos conocemos la fermentación del azúcar al menos desde la época de los faraones egipcios. Pero hasta finales del siglo XIX y principios del XX no se han establecidos los procesos químicos que hay detrás, así como los mecanismos moleculares por los que se producen. La microbiología de los alimentos o la enología (entre otros campos de investigación) debe mucho a estos conocimientos.

6. Premio Nobel de química 1989. El RNA es una molécula que está implicada en la síntesis de proteínas. Eso es una verdad a medias. Existen moléculas de RNA que tienen propiedades enzimáticas y otras que funcionan bloqueando o modulando la expresión de determinados genes. El conocimiento de estos procesos no relacionados con la síntesis proteica tiene aplicaciones muy diversas, desde entender los mecanismos que pudieron conducir al origen de la vida, hasta el desarrollo de moléculas que pueden bloquear procesos celulares que no queremos que se expresen (por ejemplos oncogenes).

7. Premio Nobel de medicina 1923. Creo que no es necesario explicar la importancia de la insulina en la fisiología de los humanos.

8. Premio Nobel de medicina 1992. Este proyecto tiene como principal objetivo entender cómo funciona la célula y como interacciona con el medio o ante situaciones estresantes. Es un proyecto de ciencia básica, pero con unas perspectivas aplicadas tremendas. Las células han de saber lo que pasa en su entorno y lo hacen mediante señales químicas. Una de esas señales es la fosforilación: una determinada molécula gana un fosfato (se fosforila) al percibir una determinada condición ambiental, ese fosfato es pasado en cascada entre determinadas moléculas hasta que se produce una señal (por ejemplo moverse hacia una sustancia alimenticia o huir ante un tóxico). Se ha comprobado que esas señales de fosforilación son fundamentales para el comportamiento celular, por ejemplo para iniciar una respuesta inmune o para el paso de célula normal a cancerosa.

9. Premio Nobel de medicina 1959, fue el que ganó Severo Ochoa. Sus descubrimientos permitieron entender cómo se sintetizan las proteínas, uno de los pilares básicos para comprender la biología molecular de una célula.

10. Que yo sepa este proyecto no ha recibido ningún premio Nobel. Lo he redactado así para mostrar que la mente suele descartar aquello que le suena ajeno. ¿Metabolismo del N-(-4-hydroxyphenyl) ethanamida?, pero eso ¿“qué é lo que é”?, ¿para qué vale eso? Si dijera que el nombre popular de la N-(-4-hydroxyphenyl) ethanamida es el paracetamol la cosa cambia, ¿verdad?, ¿a quién no le gustaría que investigaran a fondo cómo se metaboliza el paracetamol para conocer la dosis tóxica y qué efectos colaterales puede tener? Pues de eso va este proyecto.

Estos proyectos no necesitan vuestra aprobación, han sido financiados y ejecutados. Algunos de ellos arrancaron con el noble propósito de ampliar nuestro conocimiento, algo que caracteriza a nuestra especie y que nos aleja de la barbarie y el pensamiento mitológico. Con el paso del tiempo esos conocimientos han servido para realizar invenciones y aplicaciones que han sido muy útiles para la sociedad. Por esas invenciones estamos pagando royalties, ya que el beneficio económico van a aquellos países que apostaron por la I+D, de hecho esos países son ricos por realizar esa apuesta. Tanto entidades públicas como universidades privadas o empresas apostaron por la investigación y hoy los vemos con los PIB más altos del planeta. Ellos sufren menos las crisis, de hecho en esos momentos se dedican a contratar especialistas de otros países que forman excelentes profesionales, y que luego abandonan al no encontrar éstos un tejido público o empresarial donde desarrollar sus habilidades. Y así no va…..

Si te ha gustado puedes menearla AQUÍ

Relacionadas:

Y eso, ¿para qué sirve?

¿Por qué estudiar crustáceos?

Entrevista a Rubens López, nos habla sobre la ciencia básica

Este año tampoco hemos ganado un Nobel de ciencias

Anuncios

Una respuesta a “¿Apostamos sólo por la ciencia aplicada?