La corrupción en España explicada en términos futbolísticos

Imaginemos que un fin de semana juega el Barcelona contra el Osasuna y el Real Madrid contra el Levante. El primer partido acaba con victoria del Barcelona gracias a un fuera de juego clamoroso de su delantero estrella; a las pocas horas el Real Madrid también gana tras un penalti inventado por el árbitro. Al poco, ambas aficiones (y los periódicos deportivos de cada ciudad) se acusan de ganar de forma fraudulenta: ha sido penalti, no lo ha sido, ha sido fuera de juego, no lo ha sido. Pese a que hoy día las imágenes grabadas dejan lugar a pocas dudas, siempre encontraremos posturas intransigentes, es difícil de doblegar la opinión de un forofo.

Al final, el cruce de acusaciones queda en una especie de compensación, bueno ambos han ganado y no se ha visto adulterada la competición. ¿Seguro? Eso habría que preguntarlo también a los equipos de Levante y Osasuna, los verdaderos perjudicados, aquellos de los que nadie se acuerda. Alguno de esos equipos podría perder la categoría por ese punto que se escapó injustamente pero, ¿a quién importa eso?

Algo parecido está pasando con la corrupción a nivel nacional. Se ha puesto el ventilador en marcha y florecen los casos en los dos principales partidos, tanto PP como PSOE. Sus afiliados niegan las acusaciones, igual que hacen los forofos, y todos callan después de los cruces de acusaciones, como mucho sale algún ¡y tú más! de vez en cuando. Pero de nuevo los grandes perjudicados son otros. Somos los que no participamos de las corruptelas y vemos como se dilapidan el dinero público en el beneficio de unos pocos. Ya los dijo Machado:

(…) Españolito que vienes
al mundo te guarde Dios.
una de las dos Españas
ha de helarte el corazón.

Lo malo es que ambas Españas nos están helando el corazón y vaciando la cartera.

Anuncios

Una respuesta a “La corrupción en España explicada en términos futbolísticos

  1. Muy buena analogía. Lamentablemente parece que en muchos lugares la justicia está ocupada persiguiendo a los niños que se roban un pan y por eso no pueden perseguir a quienes se roban toda la panadería.