España, banco de pruebas

El experimento está llegando a su fin y ya se puede empezar a recoger conclusiones. Durante meses el bombardeo mediático y tecnológico ha cubierto las 24 horas del día: televisión, Internet, Facebook, Twitter, Wasap, fútbol. Todo repetido día tras día, hora tras hora. Los controladores que diseñaron el experimento esperaban un efecto anestésico único: las neuronas críticas se echan a dormir, mientras que aquellas que se necesitaban para que los trabajadores produjeran siguen funcionando.

Después del bombardeo vino el momento crítico, la prueba de fuego. Empezaron los recortes; educación, sanidad, investigación, pensiones. Le siguieron los despidos y la pérdida de derechos laborales. Una buena piedra de toque fueron las bajadas salariales a la vez que subían los precios. Por último se desmantelaba el estado de bienestar mientras que reaparecían medidas que estaban olvidadas desde el final de la dictadura.

Y no pasó nada, los españoles callaban, el anestésico había funcionado a la perfección. El experimento se podía repetir en otros lugares del planeta. Por fin la aristocracia y el clero podría recuperar aquello que tanto añoraba.

Anuncios

2 Respuestas a “España, banco de pruebas

  1. A los que disfrutamos de una cuantas canas y arrugas nos resulta sorprendente la apatía generalizada y el acatamiento aborregado y sumiso, por parte de la ciudadanía, del caos generado por la clase política. Hace 40 años las calles estarían ardiendo. La verdad es que no me explico como hemos llegado a esto: nos roban el futuro y aquí no pasa nada.

  2. Llega uno a pensar que sería maravilloso que todo esto estuviese diseñado, realizado ex profeso. Así por lo menos tendría uno la sensación de que alguien sabe lo que hace…